Cómo seleccionar la raza o línea genética adecuada

Tal como sucedió en la avicultura, actualmente en producción porcina la tendencia es a que las razas puras no sean utilizadas con fines comerciales. Las razas puras siguen siendo importantes como fundadoras de líneas genéticas, como base para sistemas de cruzamiento más o menos complicados en los cuales la productividad es la prioridad, no tanto las características fenotípicas.

Años de experiencia han demostrado que los cruzamientos pagan. La heterosis (mal llamada vigor híbrido) debida a los cruzamientos mejora tanto el hato reproductor como los animales individualmente. Arriba del 90 % de los cerdos comercializados en los países con una porcicultura desarrollada, son productos de cruce entre razas.

Cruzar dos razas no es suficiente para asegurar un desempeño rentable. Es necesario definir un sistema de cruzamientos. La selección del sistema adecuado sí afecta dramáticamente la rentabilidad.  EL valor de un sistema de cruzamientos depende de la heterosis, que no es más que la superioridad de los animales cruzados comparados con los padres. En cerdos, la heterosis afecta positivamente la sobrevivencia, crecimiento, tamaño de camada y habilidad materna. Diferencias en el desempeño entre razas puede ser utilizado para tomar ventaja de los mejores atributos  de cada raza, minimizando el impacto de sus deficiencias.

mnbaraz

Desde los años 70´s la mejora genética surgió como una mezcla de arte y ciencia, anteriormente era más basada en aspectos visuales y trajo como consecuencia mejoras en el tipo, conformación y carácter. Las asociaciones de criadores de ganado registrado, en unos países más que en otros, tradicionalmente se han enfocado demasiado a definir las características fenotípicas de cada raza, dejando un tanto de lado las características productivas. En tal sentido, durante mucho tiempo se dio más importancia al color, franjas o puntos de diferente color y sus medidas, tipo de oreja (caídas, erectas, ibéricas, célticas, etc.).

Por otra parte, las empresas de genética porcina dedicadas a la producción de “híbridos comerciales”, dan menos importancia, por ejemplo, a que los pezones se encuentren simétricamente distribuidos, y ponen atención a que la cerda comercial sea capaz de destetar una camada sana, vigorosa y de buen peso.

El término “híbrido”, tomado estrictamente como se define en genética, es el cruzamiento entre dos especies diferentes. El ejemplo más conocido es la mula, que se obtiene al cruzar una yegua con un asno o burro.  Los llamados híbridos comerciales son en realidad el producto de cruzamiento entre dos razas diferentes de ganado porcino (Yorshire x Landrace, Hampshire x Duroc, por ejemplo).  Similar al caso de los híbridos verdaderos, al cruzar dos razas diferentes, por el efecto de la HETEROSIS, se logra maximizar el potencial productivo de los animales, pero sin deteriorar la capacidad reproductiva de la progenie (el híbrido verdadero, normalmente es infértil o subfértil).

A continuación un breve resumen de las características de cuatro razas porcinas, las más utilizadas en programas de cruzamiento.  Landrace y Yorkshire normalemnte entran como líneas maternas y Hampshire y Duroc como línea paterna o terminal:

italian-landrace-pig

Landrace: Raza muy versátil que se utiliza como línea pura, materna o paterna. Sus índices productivos son muy parecidos a la Yorkshire, aunque tiene un mayor rendimiento de la canal y también una mayor longitud de la misma.   Presenta unos valores algo inferiores en los parámetros reproductivos, y una mayor tendencia a presentar PSE (síndrome de estrés porcino, que produce carne pálida, suave y exudativa). Está raza está reconocida como de tipo magro, ya que presenta unos bajos valores de engrasamiento. Es, probablemente, junto con la Yorkshire la raza más utilizada.

landrace

cochette-large-white

Yorkshire: Raza muy valorada por sus características maternales, esta raza porcina se utiliza habitualmente en cruces como línea materna. Es además,, la mejor considerada, entre las razas mejoradas, en cuanto a resistencia. La Yorkshire (pig) es, con frecuencia, la mejor raza en cuanto a valores de prolificidad, cualidades maternales como capacidad lechera y productividad.  Aunque parece ser que da una edad de pubertad de su descendencia más tardía. También se encuentra, junto con la Duroc, entre las que presentan una mayor velocidad de crecimiento e índice de conversión. Pero las cosas cambian cuando nos ponemos a hablar de parámetros de calidad, solo la raza Duroc está menos valorada en cuanto a calidad de la canal, por sus proporciones en partes nobles y por la calidad de la carne. Para la calidad de la carne se toma en cuenta sobre todo la cantidad de grasa infiltrada en el músculo. Sin embargo, esta raza presenta rara vez, músculo pálido blanco exudativo (PSE).

yorkshire

durocjersey_2

Duroc Jersey (Suino): De origen americano. Ha ganado espacio debido a sus buenas cualidades tanto de crecimiento como de calidad de la carne, ya que es muy magra. En los parámetros reproductivos se puede equiparar a la Yorkshire y Landrace.  Aunque es un poco inferior. Se emplea habitualmente como línea paterna, tanto en cruzamientos a dos como a tres vías.  Es bastante menos utilizado como línea materna, ya que aunque se le atribuye una mayor “resistencia” no suple con ello las menores características maternales en comparación con Yorkshire o Landrace.

durocjersey

foto_1_red_tcm7-302633

Hampshire: Posee relativas aptitudes productivas y buenos parámetros de calidad. Se utiliza generalmente como machos finalizadores de carne en cruzamientos, ya sean simples o a tres vías. Esta raza se introduce en los cruzamientos para mejorar la calidad de la canal.

hampshire

Sistema Rotacional

Utiliza cerdas de reemplazo del mercado y cambia raza del verraco en cada generación.  Una rotación de tres razas utiliza tres razas de verracos, rotándolas en orden, una raza por generación. Se usan hasta seis razas. La meta es mantener alta la heterosis.  Los verracos utilizados pueden ser cruce de razas.  Si no se sigue el orden planificado, puede haber pérdida de heterosis, con detrimento grave de los resultados.  Los cruces rotacionales son de propósito general, las hembras producidas se pueden utilizar tanto para el mercado como para reemplazos.

Sistema terminal

El sistema termina con el cruce que va al mercado. No se toma hembras de reemplazo de los cerdos que van a rastro.  Un sistema terminal simple sería, por ejemplo, hembras Yorkshire con verraco Hampshire. Toda la progenie va  a matadero.  Más común es el sistema en el que se utiliza hembra F1 Yorkshire x Landrace con verracos Hampshire x Duroc, también F1.

Sistema Rota – Terminal

Partiendo de hembras puras Yorshire o Landrace, o F1 entre las mismas, se rota la raza del verraco de esas líneas maternas, alternando los niveles de heterosis. El verraco terminal puede ser un F1 Hampshire x Duroc, por ejemplo, o un híbrido comercial.  Alrededor del 15 % del hato reproductor se cruza con verracos de línea blanca (materna), y el 85 % restante se cruza con verraco terminal. La progenie de los últimos va toda a matadero, los reemplazos seleccionados de los primeros mantienen el hato reproductor, y los machos  o cerditas no seleccionadas también van a rastro