la Mosca Blanca

Los aleyródidos (Aleyrodidae) son una familia de insectos hemípteros conocidos vulgarmente como moscas o mosquitas blancas  que pueden causar daños a plantas cultivadas, convirtiéndose en plagas para la agricultura.

Se han descrito alrededor de 1.200 especies de mosquita blanca, la mayoría se alimentan de diversas especies de plantas, normalmente siendo específicas para las plantas que atacan. Sólo unas cuantas especies son plagas de cultivos importantes. Entre ellas se encuentran:

  • Mosquita blanca del camote – Bemisia tabaci (Gennadius)
  • Mosquita blanca de los invernaderos – Trialeurodes vaporariorum Westwood
  • Mosquita blanca algodonosa (MBA) – Aleurothrixous flocossus (Maskell)
  • Mosquita blanca de la hoja plateada – Bemisia argentifolii Bellows & Perring

Estas especies atacan una gran variedad de plantas ornamentales, silvestres y cultivadas. Bemisia argentifolii se reporta atacando a más de 500 especies de plantas. El complejo de la mosca blanca se ha transformado a partir de 1990 en una plaga de importancia mundial. Las moscas blancas son insectos del orden hemípteros, al cual pertenecen otros insectos como los pulgones, las chicharritas, los psyllidos, las escamas, los periquitos, y las chicharras o cigarras, entre otros. Los estados de desarrollo de la mosca blanca son huevo, cuatro instares ninfales y el adulto.

mosca-blanca

Los adultos de Bemisia argentifolii miden entre 1 y 1,5 mm de longitud, su cuerpo es de color amarillo pálido, poseen dos pares de alas de color blanco, tienen un aparato bucal picador-chupador, que les sirve para succionar la savia de las plantas. El cuerpo esta dividido en tres regiones cabeza, tórax y abdomen, y como todos los integrantes de la clase insectos poseen tres pares de patas.

Los Huevos son depositados en el envés de las hojas, su tamaño es pequeño, y su forma oval o piramidal.  Poseen un pedicelo que les sirve para que sean insertados en la hoja. La hembra puede cortar el tejido vegetal con el ovipositor o empujar los huevecillos en su lugar. El contacto directo con las hojas permite al huevo sobrevivir a la deshidratación y probablemente le proporciona nutrimentos durante su desarrollo. La temperatura influye en la eclosión de los huevos, a temperaturas de 36 °C no hay eclosión (Butler et al 1983). Bemisia tabaci no oviposita en algodonero en Arizona a temperaturas de 14,9 °C.

 Al 4º estadio ninfal generalmente se le llama “pupa”, sin embargo, estos insectos tienen una metamorfosis simple por lo que dicho estadio no corresponde a la pupa que presentan los insectos con metamorfosis completa como los lepidópteros, dípteros o coleópteros. Del 4º estadio ninfal emerge el adulto a través de una fisura en forma de “T”, ocurriendo la emergencia generalmente por la mañana (Butler et al 1986).

El primer estadio es el único capaz de movilizarse, mientras que los otros tres son sésiles. Los instares ninfales son de forma aplanada similar a una escama y se les localiza en el envés de las hojas. Los machos y las hembras a menudo emergen como adultos, próximos unos a otros en la misma hoja. La cópula tiene lugar después de un cortejo algo complejo, el cual dura de 2 a 4 minutos; puede haber una cópula múltiple. La hembra fecundada produce una progenie tanto de machos como de hembras, mientras que las no fecundadas sólo producen hembras.  Normalmente ovipositan en el envés de las hojas superiores. Huevecillos agrupados en formas características.

fin-plagas-guia

Las hembras viven en promedio más que los machos y su promedio de vida depende de la temperatura. Se ha reportado que la longevidad de machos puede variar de 6,4 hasta 34 días y en las hembras de 14,5 hasta 55,3 días en temperaturas que varían de 12,7 °C a 26,5 °C (Avidov, 1956, citado por Butler et al 1986).

El Ciclo de vida

Su ciclo de vida esta regulado por las condiciones climáticas del medio. El período de desarrollo no varía considerablemente en temperaturas entre 15°C y 25°C, comparado con los datos observados a temperaturas constantes de 22°C. La tasa de desarrollo (reciproco del tiempo de desarrollo) es una función lineal de la temperatura dentro de ese rango.

Existe variación en los valores de los umbrales inferior y superior y la constante termal, dependiendo del cultivo en que se desarrolla el insecto. Resultados obtenidos en el Colegio de Posgraduados en México indican que las poblaciones de Bemisia tabaci y de Bemisia argentifolii presentaron un umbral inferior de 11,5°C y 11,52°C, respectivamente, en tanto que Trialeurodes vaporariorum, resultó registró un umbral mínimo de 8,63°C. La constante termal fue de 280°C y 370,8°C/día para Bemisia tabaci y Bemisia argentifolii, respectivamente (Ortiz et al 1995). En el caso de Bemisia tabaci bajo condiciones de campo, en el cultivo de algodonero se determinó que el umbral inferior fue de 10°C y el superior de 32,2°C, siendo la constante termal de 316°C/día (Zalom et al 1985). 


En el cultivo de melón se reporta un umbral inferior de 13,2°C y una constante termal de 250°C/día, en tanto que para algodonero el umbral inferior es de 11,1°C y la constante termal de 312°C/día (Nava, 1997). Como se observa, los resultados en algodonero son más o menos similares en ambos trabajos por lo que se puede tomar como base el umbral inferior de 10°C, el superior de 32°C y la constante termal en 316°C/día, para estudios de desarrollo de este insecto (Zalom et al 1985).

mosquita1

Síntomas y daños

Son pequeñas moscas blancas de 3 milímetros que, al igual que pulgones y cochinillas, clavan un pico en las hojas y chupan la savia.

  • Aleurothrixus floccosus: mosca blanca de los agrios (naranjo).
  • Trialeurodes vaporiorum: mosca blanca de los invernaderos (también se da al aire libre en climas cálidos).
  • Aleyrodes proletella: mosca blanca de las coles (Crucíferas).
  • Bemisia tabaci: la de los demás cultivos herbáceos.

Tienen como mínimo cuatro generaciones al año según el clima y en invernadero pueden tener más de diez (una generación por mes) de ahí su mayor peligrosidad bajo cubierto. Una generación es el tiempo que dura todo el ciclo vital del insecto, es decir, desde que se pone un huevo hasta que muere el adulto.  Los adultos hacen la puesta de huevos en el envés de las hojas; de ellos salen las larvas y se quedan a vivir allí, en el envés. Cuando se agitan las plantas se puede ver volar una nubecilla de pequeñas mosquitas blancas. Les favorecen las temperaturas altas y el ambiente húmedo, por eso se da más en verano.  Los primeros síntomas consisten en el amarillamiento de las hojas, se decoloran y más adelante, se secan y se caen. Al mismo tiempo, se recubren con una sustancia pegajosa y brillante que es la melaza que excretan los propios insectos. Además sobre esta melaza se asienta el hongo llamado negrilla (Fumaginas sp.).  El daño lo producen tanto las larvas como los adultos chupando savia. Esto origina una pérdida de vigor de la planta, puesto que está sufriendo daños en sus hojas.  El otro daño, consiste en el hongo negrilla. La melaza que segregan (un jugo azucarado) es asiento para este hongo, dando mal aspecto estético a las hojas que quedan ennegrecidas por la disminución de su función fotosintética. Por último, la mosca blanca puede trasmitir virus de una planta a otra.

Cómo controlar su aparición

Limpie de malas hierbas las áreas de cultivo  y las calles entre tablones para que las moscas blancas no se refugien en ellas.

Realice tratamientos químicos en cuanto observe los primeros individuos y pulverice bien el envés de las hojas, que es donde se asientan.  Suele ser necesario dar varios tratamientos, espaciados 10 ó 12 días, hasta eliminarla.Es bueno dar al menos un pase con cobre (por ejemplo con Oxicloruro de cobre) para evitar el progreso de la negrilla o fumagina.