Agricultura Orgánica

La Agricultura Orgánica, también llamada:  Agricultura Ecológica o Agricultura Biológica,  es un sistema para cultivar una explotación agrícola basado en la utilización optima de los recursos naturales, sin emplear productos químicos de síntesis, u organismos genéticamente modificados, logrando de esta forma obtener alimentos orgánicos a la vez que se conserva la fertilidad de la tierra y respeta el medio ambiente.  Todo ello de manera sostenible y equilibrada.

Con la Agricultura Orgánica, se trata de utilizar al máximo los recursos de la finca, dándole énfasis a la fertilidad del suelo y la actividad biológica y al mismo tiempo, a minimizar el uso de los recursos no renovables y no utilizar fertilizantes y plaguicidas sintéticos para proteger el medio ambiente y la salud humana.  La agricultura  orgánica involucra  mucho más que no usar agroquímicos.

En Guatemala y demás países de Centro América es un sistema que  está tomando auge y,  ya se habla de algunos productos agrícolas orgánicos de exportación.

La tendencia hacia la Agricultura Orgánica está despertando en la actualidad  mucho interés a nivel mundial, debido a los altos niveles de contaminación de los Agro ecosistemas.  Esta contaminación hace que las enfermedades de contaminación alimentaria aumenten cada año.  Actualmente se habla de millones de personas afectadas por enfermedades transmitidas por alimentos.

El suministro de alimentos inocuos y nutritivos es requisito fundamental para garantizar el bienestar  económico y productivo de los países, así como una de las bases fundamentales para el combate y reducción de la pobreza.

organicos

La Agricultura Orgánica, se inició en Inglaterra  en la década de 1930, por los Agrónomos  Lady Eve Balfour y Sir Albert Howard.  Desde sus inicios estas personas daban cuenta que era esencial observar los procesos productivos de la naturaleza y aprender de ella las lecciones necesarias para favorecer la producción de alimentos.

Es necesario considerar que la Agricultura Orgánica es un conjunto de prácticas que van desde la protección del suelo, el uso de coberturas permanentes, la producción de compost, etc. , etc. Con la idea de manejar la salud de la planta en suelos saludables, la importancia de la investigación  en fincas y el uso racional de recursos locales entre otros.

La Agricultura Orgánica debe cumplir ciertos requisitos que son específicos para certificar la producción orgánica de la mayoría de los cultivos  y producción pecuaria.  Estos requisitos van desde los relacionados con el período de transición  de la finca  (tiempo que la finca debe utilizar métodos de producción orgánicos antes de que pueda certificarse; que es generalmente de 2 a 3 años).  Entre los requisitos  están la selección de semillas y materiales vegetales, el método de mejoramiento de las plantas, el mantenimiento de la fertilidad del suelo empleado y el reciclaje de materias orgánicas, el método de labranza, la conservación del agua, y el control de plagas, enfermedades y malezas.  Además, se han establecido criterios sobre el uso de fertilizantes orgánicos e insumos para el control de plagas y enfermedades.

En Guatemala la Agricultura Orgánica ha tenido algunos avances, los cuales van desde la edición de un “Manual Técnico de Agricultura Orgánica”,editado en abril del 2004 por el Ministerio de Agricultura Ganadería y Alimentación, el cual es muy completo en su contenido por que da los lineamientos en forma muy sencilla, amena y practica para que sea implementado por los operadores en los procesos de producción, empaque, transporte, almacenamiento y comercialización de productos orgánicos, en el corto tiempo, para poder accesar a mercados que actualmente tienen interés en este tipo de productos y  que cuentan con regulaciones que deben cumplirse, por parte de los exportadores.

Otro avance  lo constituyen las empresas que comercializan productos certificados para Agricultura Orgánica, tal el caso de Marketing Arm Guatemala,  cuyo mercadeo se enfoca en la comercialización de productos  amigables al medio ambiente y  certificados para Agricultura Orgánica, los cuales están certificados por la Compañía  Certificadora BCS OKO-Garantie GmbH de Nuremberg Alemania.

Marketing Arm Guatemala, tiene, entre otros, los siguientes productos certificados para la Agricultura Orgánica:

  • Lynx 6.6SL: Fungicida – Bactericida Sistémico
  • NewGibb 10SP: Regulador de Crecimiento Vegetal
  • Biotac: Adhesivo para control etológico de plagas
  • New B.t. 6.4WP: Insecticida Biológico (Bacillus thuringiensis)
  • NewMectin 1.8EC: Potente Insecticida – Acaricida
  • Biolife 20SL: Fungicida – Bactericida propulsor de Fitoalexinas
  • PH Plus 25SL: Corrector de Agua (pH y dureza)
  • Neem-X 0.4SC: Insecticida – Nematicida Botánico
  • Phyton 6.6Sl: Bactericida-Fungicida.

maiz-transgenico

Principios y Fundamentos de la Agricultura Orgánica

Aquello de “ser” y “no parecer”, hoy en día es una regla básica en el mercado alimentario. Si antes la apariencia, color, textura y sabor, eran las grandes cartas de presentación de los productos alimentarios que se transaban en los mercados desarrollados, ahora tales argumentos son insuficientes para su comercialización.

La creciente preocupación del consumidor informado por la inocuidad de los alimentos que adquiere, ha llevado a las grandes cadenas de supermercados a exigir garantías mucho más sólidas en los productos que comercializan. La mirada escrutadora en busca del menor indicio de , contaminación que antes sólo llegaba al puerto de embarque, cuando más al packing, actualmente se extiende hasta el predio mismo, donde se obtiene la producción.

Saber de qué región, provincia, comuna, predio, potrero, proviene el producto, con qué agua fue regado, qué aplicaciones fitosanitarias recibió, qué tratamientos de postcosecha se dieron, son requisitos que a la fecha ya se empiezan a exigir por los grandes comercializadores.

Actualmente, el consumidor puede recorrer, con un simple gesto, todo el trayecto productivo o cadena agroalimentaria del producto, desde el predio hasta su mesa. Indudablemente que su elección se inclina actualmente por el producto más sano e inocuo. Sólo aquél alimento que le da indiscutibles garantías de calidad, inocuidad y sanidad, en todo su proceso, pasa con éxito su riguroso escrutinio, siendo el consumidor, quien mediante sus exigencias, define qué y cómo producir y cuánto esta dispuesto a pagar por el producto.

Ventajas Principales

Los productores se cambian a la agricultura orgánica por varios motivos. Algunos consideran que el uso de agroquímicos sintéticos es malo para su salud y para el medio ambiente, otros se sienten atraídos por los precios más altos y el rápido crecimiento del mercado, para muchos productos orgánicos, en los últimos años.

La agricultura orgánica puede representar una oportunidad interesante para muchos productores centroamericanos y puede convertirse en una herramienta importante para mejorar su calidad de vida y sus ingresos.

El cambio a la agricultura orgánica puede ser más fácil y más rentable para algunos productores, dependiendo de algunos factores tales como, por ejemplo, si el agricultor utiliza agroquímicos sintéticos de forma intensiva o no, si tiene acceso a mano de obra (la producción orgánica suele requerir más mano de obra), si tiene acceso a fertilizantes orgánicos y a otros insumos permitidos, y si es propietario de su tierra, etc.

Por lo general, en Centroamérica los productos orgánicos se venden en las ferias del agricultor y, más recientemente, en supermercados. A pesar de la creciente demanda nacional, los principales mercados para los productos orgánicos centroamericanos son Norteamérica, Europa y Japón.

En un principio, la agricultura orgánica le interesaba sobre todo a los pequeños productores, hombres y mujeres, pero con el crecimiento del mercado, algunos grandes productores han empezado a producir de manera orgánica. Esto ha creado una mayor presión competitiva sobre los precios y la calidad de los productos.

Postulados que sostiene la producción Orgánica

  • Los nutrientes que necesitan las plantas como alimentos son en general productos liberados por los organismos vivos que habitan el suelo.
  • Una buena estructura del suelo permite una acumulación de agua y un intercambio de gases óptimo para el crecimiento de los cultivos.
  • El manejo de plagas se logra a partir de la gestión biológica de los cultivos asociados.
  • El control sanitario es más efectivo es cuando se tiene la producción objetivo aislada de fuentes permanentes de inóculo de parásitos, plagas y enfermedades.
  • La rotación de cultivos evita la proliferación de plagas y enfermedades.
  • La incorporación de cultivos capaces de producir sustancias con efecto alelopático, disminuye el crecimiento de especies competitivas indeseables.