Bioseguridad en Granjas Porcinas

BIOSEGURIDAD se refiere a la aplicación de normas y procedimientos destinados a prevenir la introducción de enfermedades infecciosas en cualquier sitio de producción.

El mantenimiento de un alto nivel sanitario del hato debe ser una de las prioridades de toda explotación porcina.  En ocasiones somos brillantes para crear normas y protocolos de bioseguridad con gran detalle, para cubrir todo el espectro de riesgos teóricos, esa es la parte más sencilla de la bioseguridad. 

La parte difícil es hacer que el personal que maneja los animales y tiene contacto con ellos, compre las ideas y conceptos y los respete en todo momento. Sin esa convicción, las normas y protocolos no son más que palabrerío y una pérdida de tiempo y papel.

No malentendamos lo anterior. Normas y protocolos estandarizados son buenos y necesarios, y son parte de cualquier plan de bioseguridad, y son siempre una muestra de buenas intenciones para mantener fuera de la explotación las enfermedades.  Ningún plan rendirá frutos, a menos que el equipo de trabajo completo crea firmemente en el concepto de bioseguridad.

Un brote de enfermedad rara vez es previsto. En muchas ocasiones, el punto de entrada y el origen de una enfermedad casi nunca es determinado con total certeza. Eso crea incredulidad e incertidumbre, pues crea frustración. “Si una enfermedad ingresó, y no sabemos cómo lo hizo, cómo vamos a poder prevenir nuevos brotes?”, es el razonamiento común entre granjeros y operarios.  Aquí aplica la analogía del bote de remos, para explicar el valor de un programa de bioseguridad. Imagínese a Ud. mismo en un bote de remos a mitad de un lago. Ahora imagine que en el fondo del bote comienza a ver un par de docenas de agujeros y el bote hace agua. Algunos agujeros son pequeños, pero otros son muy grandes. Usted se da cuenta que no va a poder sacar el agua a la velocidad suficiente para evitar el naufragio. ¡La única opción es comenzar a tapar todos los agujeros!

SONY DSC

Son equipos de fácil manejo y de bajo costo operacional, y desempeñan un papel importante en ayudar a mantener un buen control en el saneamiento de cualquier explotación pecuaria, evitando la proliferación de virus y enfermedades que se generan cuando no hay un buen tratamiento de los desechos.

Primero tapa los agujeros más grandes, saca un poco de agua, luego tapa los agujeros medianos, achica un poco más de agua, ahora termina por tapar los agujeros pequeños. Sin importar el tamaño de los agujeros, a medida que el agua entra más rápido la lancha se está hundiendo si no actúa de prisa. 

Utilizando la analogía del bote que hace agua, primero debemos cerrar los agujeros grandes (por ejemplo, el ingreso de animales vivos). Luego consideremos los agujeros pequeños (movimiento de personas, ingreso de insumos, etc.).

En general, la aplicación de normas de bioseguridad puede orientarse a la prevención de la contaminación con agentes infecciosos:

  • Externos a la granja.
  • Transmisión interna horizontal, con agentes provenientes de diferentes áreas.
  • Transmisión interna vertical.  Exercitation magnum

Las vías o fuentes de entrada pueden ser:

  • Aire.
  • Personas y su vestimenta.
  • Roedores.
  • Insectos.
  • Animales domésticos o salvajes.
  • Materiales y equipos utilizados en granjas.
  • Vehículos.
  • Dosis seminales.
  • Cerdos vivos o muertos, sus subproductos o desechos.

Al diseñar una granja porcina, la ubicación debe ser considerada como el factor más importante para garantizar la bioseguridad.  Factores a considerar:

  • Altas densidades de población porcina en el área de la explotación es un gran riesgo.
  • Granjas de ciclo completo constituyen un riesgo menor (porque se autoabastecen de cerdos). Mientras que granjas de engorde de flujo contínuo que constantemente están introduciendo animales de diferente origen, son un mayor riesgo.
  • Presencia de un matadero en un radio inferior a 1 Km. Representa un riesgo elevado.
  • Terrenos sinuosos o montañosos cercanos al mar, o protegidos de los vientos, tienen menos riesgo que zonas planas, sin árboles u otra barrera natural.
  • Una vía situada a menos de 50 metros, con alta densidad de vehículos (incluso transportando cerdos), representa un alto riesgo de contaminación.
  • Otras especies como ganado bovino, ovino o aviar, deben ser considerados un riesgo si están confinados a menos de 100 metros de la granja.
  • Clima frío y húmedo es menos recomendable, pues garantiza la supervivencia de microoganismos en el medio ambiente.
  • La ubicación ideal ha sido definida de la siguiente manera: Una granja situada en zona de baja densidad de cerdos, en una región de colinas o montañosa, cercana al mar, con clima cálido (no extremo) y protegido de vientos, ubicada a menos de 3Km. de distancia de cualquier otra granja o cualquier otro factor de riesgo.

La bioseguridad mejora la eficiencia productiva en porcicultura.  La distancia recomendada entre explotaciones está íntimamente relacionada al organismo patógeno en cuestión:

screen-shot-2016-10-07-at-3-18-40-pm

Diseño del Criadero

De ser factible el diseño del criadero debe contar con los siguientes conceptos:

  • El ingreso al mismo debería ser único, con una puerta segura y con llave, en cuyo ingreso deberá tener un pediluvio, con desinfectante.
  • Ubicación independiente de otras instalaciones, con un deposito de alimentos, semillas y material del criadero que no esta en uso (nidos, voladoras y otros accesorios)
  • Las ventanas deberán contar con mallas de alambre fino antimosquitos.
  • De acuerdo a la zona del criadero este deberá contar con sistemas que eviten el ingreso de ratas, víboras y otros animales que presentes en la zona puedan comer o matar las aves, o bien ser portadores de enfermedades tales como Salmonella. No deberán presentar orificios por donde ingresen estos huéspedes indeseados.
  • Quienes tengan sus aviarios en edificios deben tener en cuenta las perdidas producidas por los halcones y águilas, para lo cual se instalara una tela metálica, de 2 x 2 cm, también en estos casos es importante los efectos que causa el sol en ambientes pequeños con grandes ventanales, por donde ingresa el sol en los meses de primavera verano.

21-aguascalientes-porcicultura

10 Reglas de oro de la Bioseguridad

Hay diez pasos simples para reforzar la bioseguridad en granjas porcinas:

  • Utilice señalización adecuada en la granja. Identifique áreas de control de enfermedades o donde deba cumplirse algún procedimiento específico de prevención. Asignar áreas adecuadas para estacionamiento de diferentes tipos de visitantes. Asegúrese que esas áreas estén separadas de lugares donde animales o sus desechos se ubican.
  • Utilice un libro de registro de visitas, que deje constancia de consentimiento de las normas de la explotación por parte de los visitantes. Incluya, entre otros datos:
    1. Nombre completo
    2. Información de contacto completa
    3. Hora de ingreso y salida
    4. Motivo de la visita
    5. Procedencia
    6. Persona que autoriza la visita
  • El libro de visita lo deben firmar incluso los proveedores regulares de servicios, choferes de camiones, veterinarios, asesores, etc. Esta información es crítica en caso de un brote y hay necesidad de rastrear información.
  • Exija tiempo adecuado de haber estado sin contacto con otras explotaciones antes de visitar su granja. Generalmente se pide dos días y tres noches de no haber estado en contacto con otros cerdos antes de ingresar.
  • Provea a los empleados y visitantes ropa y calzado adecuados y limpios, así como equipo de protección si fuese necesario. La ducha previa al ingreso es obligatoria por bioseguridad de la explotación y, al salir, es opcional, a menos que a continuación vaya a tener contacto con otra área o granja.
  • No comparta equipo, transporte o instalaciones entre áreas y, mucho menos, otras granjas. Limpie y desinfecte todo el equipo después de cada uso.
  • Establezca un plan de cuarentena, aislamiento, adaptación e introducción adecuado para el ingreso de reproductores o dosis seminales a la explotación.
  • Cambie botas y ropa después de visitar puntos de concentración de animales. Establezca pediluvios y lavado y desinfección de manos entre diferentes áreas y cuando manipule animales.
  • Mantenga registro del movimiento de animales. Tenga un listado con datos de contacto de compradores y vendedores, cantidad y fecha de traslado de cerdos, origen e identificación individual si está disponible.
  • Maneje conceptos de bioseguridad incluso dentro de la granja y entre animales de la misma. Manipule primero los animales más jóvenes o desprotegidos y, por último, los mayores; primero los sanos y luego los enfermos.
  • Sea un buen vecino, respete las normas de bioseguridad de los vecinos y colegas porcicultores. Asegúrese que todos los que tengan relación con su granja estén advertidos de sus normas de bioseguridad, para que las cumplan a cabalidad.

La porcicultura en los últimos años ha variado considerablemente. Los planes de bioseguridad y prevención de enfermedades en la cria de porcinos son una obligación, si se quiere triunfar en este negocio, cada vez más competitivo. 

Sea cual sea el tamaño y tecnificación de la explotación porcícola es necesario contar con controles sanitarios, los cuales son indispensables para tener una producción sostenida y rentable. Las enfermedades se introducen y transmites de forma directa e indirecta.

Directamente a través de animales de reemplazo, repoblamiento y de madres a hijos. Indirectamente por causa del viento, vehículos, personas, equipos, agua, alimentos y animales ajenos a la granja. El tener una estrategia de Bioseguridad ayuda a mantener el estado de la granja mediante la prevención del ingreso de nuevas enfermedades.

Medidas de control y prevención, que se compilan en los siguientes puntos: 

  1. Tener los corrales de cuarentena alejados del área de producción
  2. No se debe de comprar animales de reemplazo adultos y peor aún hembras preñadas
  3. Las granjas deben de estar al menos a 5Km. de distancia entre ellas
  4. El agua debe venir de tuberias de agua potable o de pozo profundo.
  5. El alimento balanceado y los insumos para su preparación, jamás deben transportarse en camiones que movilicen animales